En Familia

Un día salvaje en Arán Park

15/05/2017 Autor: Alfonso Polvorinos / elecoturista.com
  • En familia
  • Flora
  • Mamíferos
  • Turismo accesible
  • galeria

Situación

Lleida

Accesos

Desde Vielha por la N-230 hacia Francia. Pasado Bossòts está indicado el desvío y Arán Park se sitúa en la carretera del Porthillon.

Consejos

Eel parque está abierto desde primeros de abril a primeros de noviembre. En 2017 desde el 1 de abril al 5 de noviembre. Precio orientativo: adultos 14 euros y niños (3-12 años) 10 euros. Arán Park.

Caminando en silencio podremos disfrutar de un mayor contacto con los animales.

Se trata de especies en su mayoría autóctonas, de forma que es una muy buena forma de conocer de cerca la fauna del Pirineo. En sus instalaciones cubiertas ofrecen también un aula de naturaleza magníficamente dotada de paneles informativos e interactivos en la que profundizar sobre los ecosistemas del Pirineo, sus hábitats, los diferentes tipos de bosque y ambientes, con sus especies de flora y las especies animales que habitan en cada uno. Allí conoceréis mucho sobre flora, fauna y paisaje pirenaicos pero lo mejor sin duda es pasear al aire libre por el bosque mixto y el pinar naturales para internarse durante un rato inolvidable en el hábitat de algunas de las especies animales más representativas: osos pardos, rebecos, gamos, ciervos, corzos, muflones, cabras montesas, lobos, urogallos, marmotas, linces boreales, etc. y los últimos en llegar, los lobos grises a los que en el futuro acompañarán nuevas especies, serán los anfitriones durante el paseo. Y digo bien: anfitriones, porque la forma en la que el sendero avanza en el bosque hace que nos sintamos invitados de excepción a la morada de cada una de las especies. Esto se debe a que para verlos debemos entrar en sus recintos y compartir bosque con ellos sin valla de por medio. No el caso de animales peligrosos claro está, si no en el caso de herbívoros. Es lo más parecido a un encuentro cara a cara en su hábitat natural y eso me gustó especialmente. Entre recinto y recinto hemos de abrir y cerrar un par de puertas y ¡¡listo!! ya estamos como invitados en la casa de los grandes ungulados. Ya formamos parte por unos instantes de la manada de corzos, o de la de ciervos, o de la de rebecos… una sensación muy agradable que todos los integrantes de la familia (humana) disfrutarán de pleno.

Aran Park es sobre todo didáctico y ecoturístico, pero también sirve como centro de estudio para determinadas especies. Es el caso por ejemplo de las cabras montesas, con las que se está llevando a cabo un estudio sobre la reintroducción de la especie en el Pirineo. Son cabras procedentes del sistema central y vienen a ocupar el lugar que hasta un día hace no mucho, a comienzos del siglo XXI, tuvo el bucardo en las montañas pirenaicas. El bucardo era la subespecie de cabra montés propia del Pirineo.

En el apartado didáctico destaca la información repartida en diferentes paneles y sobre todo las explicaciones que los expertos del centro realizan por ejemplo con el oso pardo. Podemos ver y tocar por ejemplo la borra (el pelo del oso), y comprender por qué el frío no es un problema para ellos. Ver también sus manos y pies, sus garras, dientes, etc. y todo con la inestimable colaboración del propio animal ¿cómo? mejor ir a verlo…

Gamos en su recinto.
Inicio del recorrido por el recinto.
Museo-Aula de la naturaleza.
Lince boreal.
Las magníficas instalaciones del museo invitan a recorrerlo con calma.
Aprendiendo sobre el oso pardo.
Oso pardo pirenaico.
Un poco de interpretación ambiental: la borra del oso.
  • Síguenos en

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies