Experiencias

Cascada de la Cimbarra

26/10/2017 Autor: Alfonso Polvorinos / El Ecoturista
  • En familia
  • Geología
  • Paisajes
  • foto_panoramica
  • galeria

Situación

Jaén

Accesos

Desde Santa Elena (autovía A-4), en Despeñaperros, por la carretera comarcal J-6110 hasta Aldeaquemada. Desde Aldeaquemmada por pista forestal de 2 kilómetros hasta La Cimbarra.

Highlights

El paisaje alrededor de la cascada. No te pierdas un asomo al mirador de la Cimbarra y al mirador del Desfiladero.

Cuando

El mejor momento para acercarse hasta la cascada es después de varios días de lluvia.

 

Consejos

La mejor forma de llegar a La Cimbarra es caminando por el agradable paseo de un par de kilómetros acompañando al río desde el pueblo de Aldeaquemada, especialmente en otoño. Más saludable y responsable que no ir con el vehículo…

Si vais en familia. En el borde de la falla y los miradores, extremar las precauciones con los niños.

Aunque es una visita sencilla de realizar, lo mejor es ir en compañía de guías profesionales. Iberus Medio Ambiente es una empresa local de ecoturismo que da un valor añadido innegable a la visita. idóneo para sacar el máximo provecho y conocer cosas que de otra forma, suelen pasar inadvertidas.

Más información: Turismo de Andalucía

Hace más de 500 millones de años nada de esto que vemos existía, y mucho menos la cascada… incluso hace menos de 350 años todo este paraje se encontraba bajo el mar. Un mar somero cuyo fondo emergió hace unos 320 millones de años debido a presiones y temperaturas muy elevadas, tanto que transformaron los sedimentos de arenas litorales y arcillas marinas del Periodo Ordovícico en rocas cuarcíticas (cuarcitas armoricanas) y pizarras.

Caminando sobre el antiguo lecho marino…

El paisaje que actualmente se observa desde el mirador de La Cimbarra es un suave anticlinal con una falla o brecha cuyo fondo ocupa el río Guarrizas que forma la estética cascada de 40 metros de altura y que cae luego en un segundo escalón de la falla, por donde prosigue su avance el agua adaptándose al terreno entre marmitas, pilancones y canchales. En su avance forma una segunda cascada de menor altura pero que se embalsa en una poza natural (Charco del Negrillo) de mayor tamaño que la de la base de la propia Cimbarra. Geológicamente hablando, la Cimbarra se precipita al vacío entre cuarcitas armoricanas y por encima se observan dos estratos más: uno llamado Capas de Pochico, formado a base de pizarras, cuarcitas y areniscas, y un estrato superior de pizarras donde proliferan fósiles de trilobites, braquiópodos, lamelibranquios, etc. además de rizaduras de corriente originadas por el oleaje (ripple marks).

Este estrato superior forma el suelo por el que el visitante se mueve en su visita al lugar, que cuando no está cubierto de monte mediterráneo (con encinas, alcornoques, jaras, enebros, lentiscos, coscojas, labiérnagas y romeros fundamentalmente), deja al descubierto estas pizarras negro-azuladas.

Enebro de la miera

La meseta rocosa donde se asientan los miradores de La Cimbarra y El Desfiladero son un buen lugar para conocer este fondo en otro tiempo sumergido. En la vertical del mirador del Desfiladero, se observan muchos metros más abajo, el río Guarrizas y el Charco del Negrillo rodeado de vegetación ribereña a base de alisos, almeces, fresnos, etc.

Abundan los fósiles sobre el estrato superior

Paraje Natural Cascada de la Cimbarra

El lugar se encuentra declarado Paraje Natural desde el año 1989 y protege 534 hectáreas del municipio jienense de Aldeaquemada. Se llega desde Santa Elena cruzando hacia el este el Parque Natural Despeñaperros, lo que ya de por sí es una auténtica gozada visual.

Parque natural Despeñaperros

Allí espera no solo la cascada de la Cimbarra (cimbarra es como denominan los lugareños a los saltos de agua, así que no deja de ser una redundancia local pero cuya aclaración agradecemos los visitantes porque informa de qué vamos a encontrar) sino otras cascadas menores que completan el trabalenguas: cascada del Cimbarrillo en el arroyo de Martín Pérez, y la cascada de María Antonia, en el arroyo de la Cimbarrilla.

Mirador de la Cimbarra
Mirador de la Cimbarra. Foto: J. Maestre

Lo más recomendable es acercarse a La Cimbarra después de varios días de lluvia, cuando el caudal del río es suficiente para que la más bella cascada andaluza se desplome con fuerza, un chorro de agua en toda regla. Incluso aseguran los vecinos que en esas épocas hay días que el estruendo acuático se oye desde el pueblo. Lamentablemente en mi última visita la sequía, tan extendida en España, nos privó del espectáculo de la cascada, pero he incluido en el reportaje imágenes de visitas anteriores.

Destacan también las pinturas rupestres declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (Sierra Morena), en la zona de La Cimbarra se ubican las pinturas de la Tabla de Pocico.

Cascada de la Cimbarra tras las lluvias

Desde el collado de La Cimbarra, donde se encuentra el aparcamiento y paneles informativos, se encuentra señalizado el Sendero de la Cimbarra de 1,2 km. de longitud y trazado circular (aproximadamente 50 minutos de baja dificultad). Es la ruta que, entre bellas panorámicas, se asoma a ambos miradores y da vista también al molino de la Cimbarra. Una experiencia geológica de gran interés y belleza que forma –a mi juicio- una de las cascadas más bellas de España.

El paraje natural alberga una buena muestra de monte mediterráneo.
Mirador del Desfiladero
Paraje natural Cascada de la Cimbarra
  • Síguenos en

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies