Experiencias

Tortugas mediterráneas en La Albera

21/02/2018 Autor: Alfonso Polvorinos / El Ecoturista
  • En familia
  • Flora

Situación

Girona

Accesos

Entre Figueras y la frontera francesa a través de la E-15, abandonar la autopista a la altura de Campany para tomar la carretera local GI-602 hasta la cercana población de Espolla, puerta de entrada a este espacio natural.

Highlights

Tortuga mediterránea, galápago leproso y los hayedos más orientales de la península Ibérica.

Cuando

Todo el año.

En verano no se puede acceder a los hayedos, que por otra parte siempre lucen más en otoño.

Consejos

No pases por alto una visita al Centro de Reproducción de Tortugas de La Albera.

La Sierra de la Albera es un lugar desconocido pero de gran interés desde el punto de vista de flora y fauna. Os recomiendo llegar hasta aquí para ver cómo el Pirineo se despide poco a poco de tierra firme, cómo se sumerge en el mar (aunque para ello el mejor punto es el cercano Cabo Creus), pero sobre todo para disfrutar de la observación de dos especies singulares. Una es la tortuga mediterránea (la vaca de la Albera es otra especie protegida), también por la importante vegetación que crece en estas sierras desde el collado del Pertús hasta el Mediterráneo. Se trata de una flora marcadamente mediterránea (proliferan alcornoques, lentiscos, aromáticas, etc.) pero también crecen castaños, robles y hayas. Y ahí es donde entra en juego la segunda singularidad ya que no son unas hayas cualesquiera, son las hayas más orientales de la península Ibérica (en la parte de Baussitsges). En verano el acceso a los hayedos está restringido para prevenir incendios pero os recomiendo acudir en otoño, cuando además muestran un colorido fantástico de tonos rojos y anaranjados.

Sierra de la Albera.

El lugar está protegido como Paraje Natural de Interés Nacional de la Albera, y la puerta de entrada al área protegida es el pueblo de Espolla. En este pequeño pueblo pirenaico, muy cerca de la frontera francesa, se ubica el centro de información del paraje natural. Allí tendrás tu primer contacto con algunas de las especies vegetales de estas montañas y con uno de sus inquilinos más relevantes, de lento caminar pero de sobresaliente importancia natural: la tortuga mediterránea (Testudo hermanni hermanni), un prehistórico reptil que en España solo vive en su hábitat en Cataluña y las Islas Baleares.

La escasa tortuga mediterránea.

En el año 2005, un ambicioso proyecto de reintroducción de la especie a su antiguo hábitat natural dejó en libertad 2.000 ejemplares de estas tortugas terrestres (2014). Restos hallados en un yacimiento neolítico en el Montsant deja claro que la tortuga mediterránea ya habitaba estos parajes hace 8.000-5.000 años. La sierra de Montsant (Tarragona) alberga una de las mayores poblaciones de la especie en la península Ibérica.

En 2014 vivían 2.000 ejemplares reintroducidos.
Vegetación mediterránea en La Albera.

En plena Costa Brava, sorprende en un espacio natural relativamente pequeño encontrar la biodiversidad que existe en la Sierra de la Albera (tramo pirenaico desde El Pertús hasta el mar): alcornoques, encinas, tejos, robles pubescentes, hayas, castaños, arces de varias especies, abedules, mostajos, robles albares, fresnos, alisos, álamos temblones, etc. y entre los matorrales: madroños, acebos, enebros, jaguarzos, jaras, aulagas, brezos, etc.

Alcornocal en La Albera

La vertiente sur del macizo de la Albera tiene dos zonas bien diferenciadas, la parte occidental donde crecen hayedos y robledales humedales (sector Requesens-Baussitges) y la zona oriental donde la influencia del mar Mediterráneo crea las características ambientales idóneas para el crecimiento de una vegetación más xérica, mejor adaptada al sol y la sequedad (sector Sant Quirze-Balmeta). Alcornocales y matorral mediterráneo protagonizan la cobertura vegetal del lado oriental, hábitat por otra parte idóneo para encontrar la joya animal que venimos buscando, la tortuga mediterránea.

Tortuga en su hábitat natural.
alt="lagarto ocelado"
Lagarto ocelado.

Existen diferentes senderos que recorren este espacio natural si bien, vaya por delante el aviso, resulta complicado toparse con alguna de las tortugas que aquí habitan libres. Os animo no obstante a intentarlo. Y si finalmente no os habéis tenido la fortuna de observar alguno de estos reptiles en libertad siempre podéis verlos en el centro de reproducción que, dicho sea de paso, es de obligada visita.

Sierra de la Albera.

El Centre de Reproducció de Tortugues de l’Albera está situado en Garriguella. En este pequeño centro emplazado en el Santuario de la Madre de Dios del Campo, se puede conocer todo sobre la tortuga mediterránea -un auténtico fósil viviente-, y el galápago leproso en este equipamiento dedicado al estudio, reproducción y reintroducción de la especie en su hábitat natural.

Centro de Reproducción de Tortugas de La Albera.

Seguro pasaréis un rato inolvidable inmersos en el mundo de la tortuga mediterránea y del galápago leproso. Pequeño pero muy interesante y repleto de información. Veréis también otras especies alóctonas de tortugas terrestres y acuáticas recogidas por el centro y conoceréis a fondo la importante labor que desde aquí realizan en pos de la especie protagonista de este reportaje.

Tortuga mediterránea.
alt="galápago leproso"
Galápago leproso.
  • Síguenos en

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies