Espacios Naturales

Alto Pirineo

06/05/2019 Autor: Alfonso Polvorinos
  • En familia
  • Flora
  • Geología
  • Mamíferos
  • Observar aves
  • Paisajes
  • foto_panoramica

Situación

Lleida

El del Alto Pirineo es el mayor parque natural catalán. Este territorio leridano de media y alta montaña combina atractivos naturales de primer orden como la presencia de oso pardo, el mayor lago de origen glaciar de la cordillera, el mayor abetal de la Península Ibérica o la cima más alta de Cataluña. Hay mucho que contar pero en este breve reportaje queremos esbozarte sus principales atractivos.

 

Montaña de la buena es la que te espera en este pedacito de los Pirineos. Bueno, pedazo y grande, a mejor decir, ya que se trata del mayor parque natural de Cataluña. El Parque Natural Alt Pirineu (Lleida) se extiende por casi 70.000 hectáreas de alta y media montaña. En su parte central está como población de referencia LLavorsí, donde además se ubica el Centro de Visitantes del parque. El Alt Pirineu está dividido en varios sectores: Valls d’Àneu, Vall de Cardós y Vall Ferrera, en la parte norte y de oeste a este respectivamente; y el Massis de l’Orri y el Vall de Santa Magdalena en la parte sur y de oeste a este respectivamente. En cuanto a comarcas, el parque se encuentra en las comarcas del Pallars Sobirà y El Alt Urgell.

Arroyo de Certascán

Ante tales dimensiones, de superficie y de calidad de los recursos naturales, resulta imposible sintetizar en un post o pequeño reportaje lo que aglutina este espacio natural protegido catalán, pero voy a intentar remarcar sucintamente algunos de sus atractivos más poderosos. La primera parada os la recomiendo en los valles de Àneu.

Alto Pirineo
Valle de Isil

Las Valls d’Àneu

Una de esas joyitas pirenaicas que ofrecen mil y una posibilidades del mejor contacto con la naturaleza, los Valles de Àneu fueron el primer destino de interior en obtener el certificado de destino de turismo familiar por la Generalitat de Catalunya.

El primer contacto con la alta montaña es el valle de Gerber, con sus lagos y la espectacular cascada que se desploma por la parte derecha natural del valle de la Bonaigua procedente de las alturas del valle de Gerber. Dejando atrás los pinos negros, éstas coníferas dejan paso más abajo al mayor bosque de abetos de la península Ibérica. Es el formado por las matas de Gerdar y de Valencia. La Ruta de los Abetos permite conocer de primera mano este sensacional bosque.

Mata de Valencia y de Gerdar, el mayor abetal de la Península Ibérica

La vertiente izquierda orográfica del valle de Àneu  y los valles secundarios que alberga son los que forman parte del parque natural del Alto Pirineo. Por la vertiente derecha, una carretera local que conduce a Espot, entrada al valle del l’Escrita y donde se encuentra el lago de San Mauricio y otros muchos estanys del parque nacional. Antes, la citada carretera pasa por el pueblo de Son y una señal invita a descubrir una de las mejores instalaciones de naturaleza del Pirineo, en Planes de Son. El lugar donde se encuentra ya de por si vale la pena, pero es que además aquí se levanta el centro MónNatura Pirineus, referencia en materia de naturaleza a nivel científico, didáctico, sostenibilidad y ecoturístico.

Gato montés en MónNatura Pirineos

Las instalaciones se encuentran inmersas en el entorno a las mil maravillas, no en vano todo ha sido pensado para construir este edificio bioclimático que se funde con los recursos naturales de la zona y ofrece alojamiento y, entre otras cosas, un viaje por las galaxias desde su observatorio astronómico y conocer los animales autóctonos en su centro de fauna. Un completo programa de actividades pensadas y dirigidas para familias convierten a MónNatura Pirineus en visita obligada.

El techo vegetal es solo una de las muchas medidas de sostenibilidad del edificio de MònNatura Pirineos
Pueblo de Son.
Actividad de Observación de Oso.

El Valle de Isil es otro lugar imposible de pasar por alto. Territorio osero, aquí desarrolla la actividad la empresa Obaga de forma excelente para poner en valor el recurso del oso pardo en el territorio. Tuvimos oportunidad de conocer su trabajo de primera mano y aquí podéis ver el reportaje sobre la actividad de observación de oso pardo en el Pirineo. Una especie en recuperación. En el valle de Isil se encuentra el bosque de Bonabé a orillas del recién nacido Nogüera Pallaresa y la Casa del Oso Pardo (Isil). El Ecomuseo Esterri d’Àneu muestra un recorrido por las tradiciones locales y es un buen complemento a la visita en el extremo occidental del parque antes de poner rumbo al resto de lugares de interés que aguardan en las partes central y oriental del Alto Pirineo.

El puerto de la Bonaigua es la entrada occidental al parque natural desde el Valle de Arán.

De camino hacia el este por la C-28 otra sugerente parada es la Mollera de Escalarre (La Guingueta d’Aneu), un bello enclave para la observación de aves. Una senda perimetral permite recorrer esta porción del río Noguera Pallaresa a la altura del embalse de La Torrasa. Por cierto, que los prados junto a la propia C-28 a la altura de La Guingueta d’Àneu o Escaló son un buen ejemplo de la expansión del gamo en el Pirineo, pues se pueden observar manadas pastando tranquilamente en primavera. Mucha precaución al tráfico y la conducción en esta zona por la presencia de estos cérvidos (e incluso rebecos).

Corzo en la Mollera de Escalarre.

Otra parada es el Vall d’Unarre (Valls d’Àneu), con un buen puñado de bellos lagos de alta montaña (La Gola) a los pies del pico más alto de la zona (Mont-Roig 2.864 m.). Pero en el apartado de picos y lagos destacan dos enclaves por méritos propios. Se trata de la Pica de Estats y el lago Certascán. El primero con sus señoriales 3.143 m. de altitud por ser el techo de Cataluña, y el segundo por ser el mayor lago de alta montaña de los Pirineos. Dos de las experiencias en la naturaleza que no pueden faltar en un recorrido por Cataluña y que os contaré a continuación.

Para ello hay que dejar el sector más grande y occidental del parque para continuar por la C-28 hacia Llavorsí y, tras la oportuna parada en el centro de visitantes, adentrarme por el valle de Cardós primero y el valle Ferrera después.

Valle de Ferrera.

Valles de Cardós y Ferrera

Tavascán en el valle de Cardós, es la localidad de referencia para acceder hasta las alturas del estany de Certascán, ubicado a 2.250 m. altitud. Esta gran balsa de agua de 47 hectáreas de intenso color azul, es el mayor lago glaciar de Cataluña. Existen varias rutas senderistas de diferente dificultad (dificultad media, alta y muy alta) que llegan hasta el lago. Si vais en familia, existe un servicio de taxis 4×4 que os pueden acercar hasta La Canalada aproximadamente a 45 minutos a pie del lago y del refugio.

Estany de Certascán, el mayor lago glaciar de los Pirineos.
Arroyo de Certascán, desagüe natural del lago.

El lago y sus inmediaciones son un magnífico enclave para observar marmotas. La ubicación del lago y el refugio que le precede, a orillas del arroyo de Certascán, es por su parte (y a mi gusto), uno de los escenarios naturales de mayor belleza de la cordillera.

Llegando al Estany de Certascán.

El parque natural del Alt Pirineu alberga otras sorpresas naturales como La Cigalera de L’Obaga de Baleran en el valle de Isil, una de las mayores simas de Cataluña o una flora y una fauna de gran valor pero el parque es sobre un buen ejemplo de gestión sostenible en un territorio con paisajes modelados durante siglos por la presencia del hombre.

Ruta entre el Pla de la Selva y el Pla de Boet.
La Pica d’Estats (dcha) con sus 3.143 m. es la máxima cota del Pirineo Catalán.

Dos son los lugares que personalmente más me han gustado del Valle Ferrera: el mirador inferior de la Pica d’Estats y el Pla de Boet. Con la referencia de poblaciones como Alíns o Àreu, al mirador se llega caminando a través del Pla de la Selva y el Pla de Aixeus. El mirador se sitúa frente a la majestuosa cima de la Pica d’Estats, el pico más alto de Cataluña. Subir hasta el mirador no es sólo la oportunidad de tener frente a frente a este gigante pirenaico de 3.143 m. de altitud, sino una panorámica de ensueño de todo el valle, que linda al norte con Francia y al oeste con Andorra. Dicen en la Vall Ferrera que aquí se puede escuchar el silencio. No les falta razón.

Mirador inferior de la Pica d’Estats.

Entre los bucólicos prados del Pla de Boet se abrió paso caminando el último cátaro y con sus rododendros en flor, al murmullo del recién nacido río de la Noguera de la Ferrera en un gran marco de alta montaña glaciar, pongo rumbo hacia el sur, hacia los sectores más meridionales del parque para acceder desde Sort por la N-260 el Port del Cantò, límite oriental del parque. Un buen mirador natural pirenaico para despedir este recorrido por el mayor parque natural catalán.

Llegando al Lago de Certascán.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies