Espacios Naturales

Reserva de la Biosfera Transfronteriza Gerês-Xurés

12/09/2021 Autor: Alfonso Polvorinos
  • En familia
  • Flora
  • Geología
  • Observar aves
  • Paisajes

Situación

Ourense

En la “raya” con Portugal se localiza esta vasta reserva de la biosfera caracterizada por su flora excepcional, paisajes graníticos, surgencias termales, valores etnográficos y una relación del hombre con el medio desde épocas neolíticas.

En su programa Man and Biosphere (MaB), que en 2021 cumple 50 años, la UNESCO define una Reserva de la Biosfera como “un territorio cuyo objetivo es armonizar la conservación de la diversidad biológica y cultural y el desarrollo económico y social a través de la relación de las personas con la naturaleza”. Y en la Reserva Transfronteiriza Gerês-Xurés esa relación viene de muy lejos. Desde tiempos prehistóricos. Yacimientos neolíticos datados de hace 5.500 años, o yacimientos romanos de hace 2.000 años dejan claro que aquí el hombre y el medio llevan muchos años de matrimonio.

Valle del Limia desde el Santuario do Xurés.

Continúa rezando la definición que una reserva de la biosfera “se establece sobre zonas ecológicamente representativas o de valor único, en ambientes terrestres, costeros y marinos, en las cuales la integración de la población humana y sus actividades con la conservación son esenciales”. De nuevo el Gerês-Xurés tiene mucho que decir en este sentido.

Hórreos en Lobios.

La Reserva Transfronteriza Gerês-Xurés comparte un territorio de similares características naturales y culturales formado por la comarca orensana del Xurés y la Regiâo Norte portuguesa (Gerês), siendo una de las tres reservas de la biosfera internacionales con las que cuenta España. Gracias a su ubicación y topografía, las influencias mediterránea, atlántica y continental, crean unas particulares condiciones microclimáticas que permiten la existencia de ecosistemas bien conservados que cuentan con hábitats de enorme importancia y diferentes al resto de Galicia. Y no solo de Galicia. Alberga una flora especialmente relevante, con presencia desde especies mediterráneas hasta las puramente eurosiberianas o alpinas. Aquí moran especies de fauna como el lobo, el corzo, la cabra montés, el garrano, el gato montés o 147 especies de aves entre las que destaca el águila real, el búho real, el halcón abejero o la chova piquirroja.

Portela do Home, el collado que se observa al fondo, es uno de los pasos naturales entre el Xurés y el Gerês.

Su geología granítica y la vasta relación del hombre con el medio en esta zona de la Baixa Limia-Serra do Xurés, junto a los excepcionales valores al otro lado de la frontera, llevaron a la creación el 27 de mayo de 2009 de esta reserva de la biosfera transfronteriza. El área forma parte de la Red Natura 2000. En su conjunto se trata de una reserva de la biosfera de enorme tamaño con 259.456 ha (62.916 ha en Galicia y 205.580 ha en Portugal).

Las cumbres rondan los 1.500 m de altitud.

¿Qué ver en el Xurés?

Para conocer lo imprescindible de la parte gallega de esta reserva internacional te proponemos las siguientes rutas y puntos de interés:

 

Olelas

Esta aldea de recóndito emplazamiento en la raya con Portugal lo tiene todo. Un acceso espectacular a través de paisajes graníticos, una magnífica zona para conocer de cerca a una de las vacas más pequeñas del mundo (y de poderosos cuernos): la vaca de raza Cachena (junto al cerdo bísaro o celta son propios del Xurés), la arquitectura rural con elementos tradicionales como los fornos o los canastros y la reserva natural fluvial do Río Laboreiro, con sus espectaculares pozas do Mallón. Entre Olelas y Vilameá transcurre uno de los senderos ornitológicos diseñados por Turismo de Galicia, el sendero ornitológico Chrysaetos, lo que da una pista clara de que el águila real domina los cielos de estos parajes.

Mirador de Olelas sobre la reserva natural fluvial do Río Laboreiro.
Águila Real, protagonista del sendero ornitológico Chrysaetos.

El Lago de Olelas es una magnífica muestra de cómo el hombre ha adecuado el medio para retener el agua. Se encuentra antes de llegar al pueblo en un paraje de gran belleza entre las moles y formas graníticas de la Serra do Quinxo.

Campamento militar romano Aquis Querquennis.

Yacimientos romanos

Son varios y variados los restos testigo de la presencia prehistórica, celta, romana o medieval en la zona. Épocas en las que se realizaron técnicas pastoriles y silvopastoriles que permitían un equilibrio entre el hombre y el medio. Probablemente los ligados al imperio romano sean los restos más sobresalientes. Desde la Vía Nova o Vía XVIII, calzada que comunicaba Braga (Portugal) y Astorga (León) a través del valle del Limia, a los miliarios asociados a esta importante vía de comunicación y que se pueden observar en diferentes puntos de la reserva (los existentes en A Ponte Nova junto a la carretera poco antes de llegar a la Portela do Home son visita obligada), varias caldas termales, o la mansión romana Aquis Originis en Os Baños de Riocaldo, muy cerca de las surgencias termales. El principal yacimiento romano es el campamento militar Aquis Querquennis, levantado a orillas del río Limia-Lima en el año 69-79 d.C. Este imponente conjunto arqueológico está junto al embalse das Conchas, en Bande, y se puede visitar de forma guiada (existe centro de visitantes e interpretación).

Miliarios en A Ponte Nova.
Tramo rehabilitado de la Vía Nova. Parte del Camino Natural aprovecha el trazado de esta calzada romana.

Ruta Termal

La provincia de Ourense, tras Budapest, es el segundo destino termal más importante de Europa. Y en la zona que nos ocupa, la geología granítica del Xurés es responsable del afloramiento en superficie de varias surgencias a temperaturas que oscilan entre 36-77 ºC y con propiedades mineromedicinales beneficiosas para los problemas de digestivo, respiratorio, procesos reumatológicos y curas de diuresis. Las termas del balneario de Lobios (a 77ªC) tienen la temperatura de surgencia más alta de España.

Lobios es una población termal y en su entorno se localizan algunos de estos manantiales de agua caliente. Antes de comenzar la ruta senderista te recomiendo una visita al centro de interpretación del parque natural Baixa Limia-Serra do Xurés y de la Reserva de la Biosfera en Lobios y frente a él, al otro lado de la carretera, la recién creada área de interpretación del patrimonio natural y cultural de ambos espacios naturales.

Centro de interpretación de la Reserva de la Biosfera en Lobios.
Manantial termal en Os Baños de Ríocaldo.

Un sendero lineal de casi 9 km. (3 h. dificultad media) enlaza Lobios y la villa termal Os Baños de Riocaldos por la margen derecha natural del río Caldo. Es la senda llamada Ruta Termal (roteiro termal). Por el camino además de un interesantísimo bosque de galería con sauces, alisos, fresnos, álamos temblones, avellanos, arces, etc. y otras formaciones boscosas, destacan el mirador de la Piteira, el puente de A Devesa, los conjuntos etnográficos (eiras y hórreos) en Lobios y Vilameá, las capillas de San Roque y de San Bartolomé, la ermita de Santa Lucía, los cruceiros de Cimadevila y Vilameá y algunos tramos de la Vía Nova.

Destaca también el sendero de los molinos del río Vilameá con una docena de pequeños molinos de agua en un corto tramo de río.

Al final de la Ruta Termal, detrás del Balneario, arranca el sendero que por un bonito bosque de robles carballos con algún castaño y alcornoque, lleva hasta la cascada Corga da Fecha siguiendo el trazado del Camino Natural (y la calzada romana). Precioso este Camino Natural del Interior Vía Nova.

Corga da Fecha desde el mirador O Carballón.

Ruta cascada Corga da Fecha

Precisamente con punto de inicio y final (o viceversa) en los citados miliarios y la mansión romana se encuentra un sendero (4 km. ida dificultad alta) que conduce hasta las pozas y la cascada (fervenza) Corga da Fecha. El sendero llega cómodamente hasta las primeras pozas del río y luego tiene una pendiente notable para remontarlo hasta la cascada más alta. La cascada es en realidad una continuidad de saltos de agua unidos en su base por pozas cristalinas como cuentas de un rosario a lo largo de unos 200 metros de desnivel. Una “corga” es una abertura lebrada por el cauce del río (río Caldo) y “fecha” hace mención al pequeño cauce que la recorre. En época de lluvias el caudal es fuerte y la cascada espectacular, una de las más imponentes de Galicia.

Carballos centenarios junto al Santuario.
Bellotas y hoja de carballo. Ilustración José Arcas.

Ruta megalítica

La relación hombre-medio, eje vertebral de cualquier reserva de la biosfera, es importante en el Xurés desde tiempos inmemoriales. Aunque no la única en la Reserva, una de las mejores muestras de la presencia en la zona en la época neolítica es la Ruta Megalítica del IV-III milenio a.C. que bordea el embalse de Salas. Especialmente en su orilla norte. Allí se localizan el imponente dolmen Casiña da Moura, el dolmen Casola do Foxo (ambos junto a la presa), la mámoa Munixeito o el Outeiro da Cabalade.

Dolmen Casola do Foxo, en la ruta megalítica del Valle de Salas.

El valle de Salas, enmarcado por la Serra do Xurés y la Serra do Pisco (buena zona para observar el endémico Lirio del Xurés), con las máximas alturas de la Reserva (1.539 m del pico da Nervosa) ha sido siempre un valle lobero. Fruto de la presencia del cánido salvaje encontraremos muy cerca del túmulo funerario Casola do Foxo, dólmen construido por los ganaderos que pastoreaban la zona en el Neolítico, los restos de un foso para la caza del lobo (O Foxo do lobo).

Rana verde, una d elas once especies de anfibios que viven en la Reserva.

Anfibios del Xurés

A lo largo del Xurés encontrarás diferentes puntos de agua dedicados a la conservación de los anfibios. Uno de ellos se encuentra poco antes de llegar al Santuario do Xurés, al que te recomiendo llegar por sus privilegiadas panorámicas del valle y la parte central y occidental de la Reserva, los gigantescos carballos que crecen junto al santuario y por ser el inicio de la ruta Mina das Sombras (PR-G.215).

Zona de recuperación de anfibios junto al Santuario del Xurés.
Cantera de Maus de Salas

En Baixa Limia-Serra do Xurés se pueden encontrar 11 especies de anfibios y existen algunos puntos donde se han realizado actuaciones de adecuación en charcas, pías, cubetas, etc. para el mantenimiento de los microhábitats que estos pequeños vertebrados necesitan. Rana verde, ranita de San Antonio, rana patilarga, sapo común, sapo partero común, sapo corredor, sapo de espuelas, salamandra común, salamandra rabilarga, tritón ibérico y tritón jaspeado tienen su envidiable hogar en estas latitudes.

Una de las actuaciones más relevantes es la recuperación de la cantera de Maus de Salas (junto a la carretera que lleva al embalse de Salas y al dolmen A Casiña da Moura). En el entorno de la cantera se pueden encontrar las 11 especies.

Vaca Cacheira del Xurés.

A estas alturas del reportaje seguro has podido comprobar la enorme variedad natural y cultural que atesora esta reserva de la biosfera. ¿Pensando pues en una escapada de fin de semana? Te vas a quedar corto… Sin duda te animamos a descubrirla con calma, por sus grandes dimensiones y por el vasto catálogo de posibilidades que ofrece. Y eso que no hemos cruzado la frontera hacia el único parque nacional portugués…

Camino Natural a su paso por Aquis Querquennis.
Sendero Ornitológico.

Las estrechas carreteras que surcan el Xurés son una invitación constante a la pausa, a detenerse en sus diferentes miradores. Son muchos, todos distintos y todos imponentes. Tanto que le hemos dedicado un reportaje completo en nuestra sección de Experiencias.

Mirador de Olelas. La geología granítica es uno de los valores más representativos del Xurés.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies